miércoles, 8 de abril de 2009

Juana de Arco



Conocemos las películas de Juana de Arco, siendo una de las más recientes aquella en la que aparecen Milla Jovovich como Juana y comparte estelares con John Malcovich y Dustin Hoffman entre otros. Se trata de una figura que ha llamado la atención de las personas a lo largo de la historia y cuya figura no ha sido dimensionada en todos los planos. 

Su vida (1412-1431) me parece interesante desde diversas ópticas porque refleja esta visión maniquea con que se han visto a las grandes mujeres en la historia. Actualmente se le considera una mezcla de heroína y santa francesa, pero en su momento fue acusada de brujería y quemada. En el contexto de la Guerra de los 100 años entre Inglaterra y Francia facilitó la liberación del Delfín Carlos de su encierro en  Orléans y posibilitó su regreso a Reims para ser coronado como Carlos VII. Este dejó de apoyarla y permitió, sin hacer nada, que sus enemigos de Borgoña la capturaran y entregasen a los ingleses quienes la juzgaron y el resultado ya lo conocemos. 


¿Por qué es que a las mujeres en la historia se les considera como santas o putas, buenas o malas, bondadosas o manipuladoras, buenas madres o desalmadas? ¿Acaso no existen muchos otros adjetivos y ópticas desde las cuales observar a las mujeres en la historia y muchas otras cosas que decir considerando el contexto en el que se desarrollan?   La misma historia puede leerse como una en la que el juego del poder hace uso de las personas y las victimiza en aras de la victoria; en donde la violencia contra las mujeres se manifiesta y refleja en las instituciones prevalecientes y en donde el silencio se hace cómplice de quienes no pueden defenderse. Resulta que en este caso se trata de Juana de Arco, pero su historia puede ser simbólica de muchas otras que fueron quemadas, acusadas, encerradas y silenciadas de diversas maneras a lo largo del tiempo. 

2 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

La historia siempre se ha portado fatal en definitiva con las mujeres. Uno de estos perjuicios viene precisamente porque hemos sido hombres hasta hace apenas 50 años los que escribiamos y narrabamos las crónicas del mundo, dejando entrever siempre una cara nada objetiva, machista y falta de recursos...(Todo hay que reconocerlo),En cuanto algo despuntaba en una mujer, al paredón con ella, interesante son los procesos de las Brujas de Harlem, quemaban mujeres por el solo hecho de tener un gato en casa en el seno de una sociedad puritana y falsa. Y referido a Juana de Arco, yo creo que el lelo de Carlos VII se aprovechó de ella, y de su tirón, para actuar políticamente frente a Inglaterra. Una vez logrado, pudo ver en ella un futuro peligro, ya que aseguraba que era una iluminada, antes de que pudiera tener fuertes lealtades entre la nobleza, el populacho o incluso el clero, que hubiera sido un problemón, optó por dejarla más tirada que un chicle seco. Típico, y la joven Juana sufrió las consecuencias...

Claudia dijo...

Duncan,
Siempre me he preguntado ¿cómo sería la historia si el matriarcado original hubiera prevalecido, no nos hubiéramos hecho sedentarios y la cabeza de la familia y las comunidades siguiesen siendo las mujeres? Claramente, la visión sería otra. En todo caso, esa es nuestra oportunidad ahora, reescribir la historia y construir un futuro distinto, en donde la inclusión y el respeto formen parte sustantiva.
Un abrazo y gracias por el comentario.

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo