sábado, 4 de abril de 2009

El Complejo de Cenicienta

Ha vuelto a circular un viejo libro con un tema de gran actualidad: El Complejo de Cenicienta. La autora es Colette Dowling, quien en 1981 revolucionó al mundo con una provocadora idea: las mujeres tienen miedo a la independencia. 

En un mundo como el actual, en que los temas de debate son cómo y de qué manera acabar con el techo de cristal, qué medios usar para fortalecer el empoderamiento y desarrollo de las mujeres, couching para mujeres ejecutivas, plantear esta idea suena verdaderamente descabellado. Los hechos, sin embargo, indican otra cosa. 

Hoy, es cierto, un considerable número de mujeres hemos alcanzado un nivel de desarrollo importante. Esto, sin embargo, no es una realidad para mujeres que viven en la pobreza, o que son víctimas de diversas marginaciones (ser mujer, pobre, indígena y de la tercera edad, por ejemplo) y para muchas otras mujeres que aunque vivan en zonas urbanas de países en crecimiento, siguen sin ser todo lo que podrían. 

Dowling plantea que las mujeres tienen miedo a la independencia porque desde pequeñas fue lo que se les enseñó. Contrastando la educación que reciben hombres y mujeres desde la infancia, pone énfasis en un factor central: a las niñas "se les cuida" por que son tan frágiles que necesitan que alguien siempre haga cosas por ellas y se les enseña que su felicidad proviene de factores externos. En otras palabras, no se les educa para ser felices por sí mismas ni a buscar su felicidad en su propio desarrollo. Esto genera, a la larga, personas incapaces de encontrar satisfacción en su propia vida y seres en búsqueda permanente de un hombre que le de razón a su existir y que sea la alegría de sus días. 

Encontró, entre sus pacientes, mujeres que tenían todo para ser exitosas profesionalmente y que hicieron su propio desarrollo a un lado con tal de sentirse socialmente aceptadas a través del matrimonio y de la compañía "garantizada" de un hombre. Este hecho, sin embargo, sigue teniendo vigencia en la actualidad, aunque con ciertos matices. Sigue siendo un tema entre las mujeres la "mala suerte"de no poder encontrar hombres con quienes compartir su vida, pero esto deja una pregunta en el aire: ¿Será que no existen hombres con esas características o que las mujeres no hemos cambiado y en el fondo seguimos relacionándonos con ellos desde las viejas creencias y patrones de conducta? ¿Seguimos esperando al príncipe azul que venga a salvarnos de nuestra creciente responsabilidad y nos cumpla -como muestra de un amor infinito- todos nuestros caprichos y deseos? 

Existe, en el fondo, un indefinible deseo de ser salvada y una constante actitud de retirada de la mujer ante un desafío. "Calladita te ves más bonita" nos decían las abuelas. Ser "aventada" y "bocona" (decir lo que se piensa cuando se considera necesario expresarlo) sigue siendo considerado en muchos círculos como poco femenino. 

La sociedad nos ha enseñado a ser bellas y a desvivirnos por permanecer jóvenes, pero  no ha ser libres ni a encontrar en nosotras mismas la respuesta a nuestra propia vida. 

Por ello, El Complejo de Cenicienta sigue teniendo validez, pues existe todavía un gran porcentaje de mujeres dispuestas a salir adelante y al mismo tiempo, soñadoras y fantasiosas con la idea de ser plenamente felices cuando aparezca el perfecto príncipe azul. A las mujeres se les sigue educando para que miren hacia afuera y no para que se observen a sí mismas. 

10 comentarios:

Billy MacGregor dijo...

Las mujeres, todas, son bonitas. Por favor, que no me salga nadie con que no, dejemos eso para los tribunales.
Además, las mujeres, en su mayoría, son o pueden ser, madres.
Lo que las convierte en animales, si hace falta, depredadores. No conozco ningún ser vivo, que tenga, tanto poder como una madre, tanta fuerza, y tan poco miedo.
Lo que a su vez las convierte en las herederas del planeta.

A la mierda los principes azules.
Es bonito que te amen, sí, pero sin ponerle un precio a tu libertad, o al sitio que la mujer ocupa, en el Universo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo que nunca he llevado zapatitos de cristal.... pues.... también tengo mi complejo.

Saludos y un abrazo.

Bambú Blanco dijo...

Es posible Claudia que esté vigente el complejo de Cenicienta. La educación está ahí. Pienso que una puede cambiar aquello con lo que no está de acuerdo, en relación a lo que le enseñaron...sobretodo cuando tienes otros modelos en los que fijarte.

July dijo...

Que gran verdad :)

Abrazozz

Claudia dijo...

Billy,
Pues ese el el dilema, dejar de vivir con un precio sobre las relaciones que establecemos. El precio, ojo, no tiene que ser monetario...
Saluditos,

Claudia dijo...

La sonrisa de Hiperión,
Todos tenemos colita que nos pisen, creo que de esta nadie se libra. Tal vez hay personas con mayor conciencia, pero esa es la diferencia.
Saluditos,

Claudia dijo...

July,
Un abrazo. ¿Cómo estás?

Claudia dijo...

Bambú,
Qué bueno que tocas el tema, coincido contigo. Creo que lo que define quiénes somos es lo que hacemos con lo que hemos nacido. No creo que el pasado sea destino, a menos que no hagamos nada. El desarrollo de una persona pasa por el cuestionamiento de su propia historia, creencias y aprendizaje para decidir con qué se queda y que retoma de otros modelos que sean más congruentes con sus propias vivencias, creencias, experiencias y valores.
Un abrazo,

July dijo...

hola Claudia:)

Bien, bien. toy bien, aunque muy cansado, esto de trabajar va a ser cierto k es matador...jejejeje.

Un besazo :)

Claudia dijo...

Jajajaja July,
Tan malo será que hasta te pagan por hacerlo.
Otro besazo para ti.

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo