jueves, 30 de julio de 2009

¿Qué hay detrás de nuestros brassieres?

Hoy por hoy, el uso del brassiere se ha convertido en parte indisociable de la identidad femenina en occidente. No usarlo ha sido un símbolo de liberación por momentos; enseñarlo ha sido una moda; insinuarlo un estilo; usarlo con marca símbolo de status, en fin. Se ha tejido toda una cultura y estructura en torno a él.

La palabra brassiére es francesa y mucho antes de que se le considerara como prenda íntima, ya era empleada desde el siglo XVII como el escudo que utilizaban los soldados franceses, Posteriormente se desarrolló en función de la mujer, diseñándose en una sola prenda que tanto sujetaba, minimizaba o resaltaba el pecho así como oprimía el abdomen y la cintura formándose el corset. En español se emplea la palabra sostén, que significa prenda de vestir interior que usan las mujeres para ceñir el pecho.

¿Quién lo inventó? Hay distintas versiones. Una señala que Hermine Cadolle fue quien en 1889 diseñó el primer modelo de brassiere formado de dos pañuelos blancos con un trozo de cinta rosa que los sujetaba en el centro, era entonces la primer prenda para sostener el pecho apoyado por los hombros y a la que ella llamó "le bien-étre" bienestar. Otros dicen que fue inventado por Charles Debeviose en 1902 o por Philippe de Brassiere y de ahí su nombre.

En 1914, en Estados Unidos, Marie Mary Phelps Jacobs patenta el primer brassiere sin espalda y posteriormente Henry Lesher inventa un modelo con armazones metálicas. Es bien conocida la historia cuando durante la Primera Guerra Mundial las mujeres fueron invitadas a hacer donaciones de sus prendas para emplear el metal con que estaban hechas y poder fortalecer la industria militar que necesitaba el material.

Como ven, la historia de nuestra famosa prenda íntima ha estado vinculada de manera irremediable con la historia y con el acontecer del mundo.

La realidad es que a lo largo de la historia, los senos han sido objeto de la pasión, la imaginación y los sueños. Quienes tienen senos abundantes desearían tenerlos de menor tamaño y quienes viven la realidad opuesta matarían por tenerlos grandes. La industria del vestir se ha beneficiado de esta insatisfacción femenina y del valor que se le ha dado al busto en la cultura del consumo, del erotismo y de la moda para construir un mundo imaginario en torno a él.

Hoy por hoy, parte de la vida sexual y erótica de los hombres y las mujeres transita por esa pequeña pieza de tela, con las texturas más variadas, los colores más diversos y las formas más originales. ¿Usarlo o no, con qué, en combinación con algo más, con la ropa, los zapatos? Hay sostenes para todo: para lucir sexy, para ir al gimnasio, para amamantar, para el "diario", para esos encuentros de película, para .... lo que la imaginación nos dicte.

Lo que es un hecho, es que llegó para quedarse y que las mujeres caminamos por la vida con él en nuestra imaginación y nuestro cuerpo.


Recomiendo dos textos interesantes con información sobre el tema aquí y aquí.

Imágenes: mercadolibre.com, images.smarter, smhcomau

5 comentarios:

marcela dijo...

Excelente post, Clau.
Es un invento ma-ra-vi-llo-so. Para lucirlo, para sentirse cómoda, para cualquier actividad en nuestra vida diaria.
Además se presentan en variadas formas y para todos los gustos: con y sin bretel, con bretel de silicona, para strapless, para agrandar el busto...uf! tantos!
Yo me quedo mirando siempre en las vidrieras los diseños que van surgiendo. Y las telas!
Un beso

Angus dijo...

Me gusta.

Claudia dijo...

Querida Marcela,
Este si que es TODO un tema, presente, evidente y patente. A mi también me gustan muchísimo y me divierten horrores.
Otro beso!

Claudia dijo...

Angus,
Bienvenido y gracias por la visita y el comentario!
Saludos,

Marisela dijo...

¡guau! me gusta saber la historia de las cosas, quién, cómo, dónde. Y es una prenda que me gusta mucho usar, y lo que más me gusta, es que es testiga (la prenda) de cada etapa de nuestra vida, va viendo cómo nos vamos transformando y por supuesto, conoce toditititos nuestros secretos! Y claro, es importante dejar descansar a nuestras niñas, por salud también hay que dejarlas libres de vez en cuando...

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo