sábado, 27 de junio de 2009

La muerte de un ícono: Farrah Fawcett

Los noticieros dieron cuenta ayer de la muerte de un ícono de  finales de los setenta y los ochenta: Farrah Fawcett. 

Recuerdo de niña el mirar con sorpresa a los "mayores" cuando lamentaban la muerte de algún famoso de su época. "Murió Tyrone Power, murió Judy Garland, murió Pedro Infante." Me parecía, como creo que nos sucede a todos cuando somos pequeños, que esas muertes eran algo completa, total y absolutamente lejano a mi vida y a mi realidad. 

Es apenas hace unos años que la muerte de los artistas y famosos de "mi época" me ha empezado a llegar y con ellos la clara conciencia del fin de un tiempo y la transitoriedad de todo aquello a lo que nos aferramos. 

Farrah Fawcett fue LA mujer modelo a seguir cuando era yo una pequeña mocosa, que empezaba a descubrir el mundo y a tomar conciencia de la necesidad de arreglarse. Mi primer corte a la moda, después de usar colita de caballo durante toda mi infancia, fue el peinado a la Farrah. Francamente, me sentía irresistible. (Ahora entiendo que a los 12 años una es encantadora peinada o despeinada, con aires de adolescente puberta.)

Fawcett representó un estereotipo de mujer en aquella época, principalmente junto a los otros Angeles de Charlie. Seguían siendo esas mujeres estéticamente perfectas, pero en pleno proceso de liberación. Detrás de ellas estaba Charlie, un hombre dándoles instrucciones y decidiendo sobre su futuro, pero ellas eran capaces -gracias a su audacia e inteligencia, la belleza era una factor más- de resolver casos complejos, atrapar a tremendos criminales y seguir adelante siempre sonrientes, sexys y bien vestidas. 


Sus programas se ven desde la óptica actual un tanto falsos, acartonados e inclusive naïves. Cierto. En su momento representaron un momento, si comercial, pero emblemático de la particular liberación femenina con aire ochentero. 

En fin. Farrah, nos despedimos de ti, recordándote como un Angel de Charlie, la esposa del hombre biónico, de Ryan O´Neal (¡cuántas te envidiamos!) y como una valerosa mujer que se enfrentó al cáncer y le dio batalla hasta el último momento. 

Descansa en paz.

4 comentarios:

Poetiza dijo...

Descanse en paz. Linda mujer. Besos, cuidate. Triste.

Minombresabeahierba dijo...

no tengo duda como la peleó, mi esposa la peleó asi 8 años. Se necesita fortaleza espirtual muy dificil de describir.

besos

Claudia dijo...

Poetiza,
Gracias por la visita. Si, una linda mujer, sin duda.
Un abrazo,

Claudia dijo...

Minombresabeahierba,
Guau! Qué fuerte experiencia la de tu esposa y que fuerte para tí también. Acompañar a alguien en este proceso es muy doloroso, muy sacudidor y muy enriquecedor también.
Un beso grande y gracias por contarnos esto.

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo