lunes, 15 de junio de 2009

Empezar de nuevo...como empresaria


Las mujeres hemos logrado dar pasos increíbles para darle la batalla al techo de cristal en diversos instituciones, tanto públicas como privadas. Cada día se encuentran más mujeres en las altas esferas de toma de decisiones, y hay que decirlo, siguen siendo insuficientes.

Hemos demostrado ser competitivas en el terreno masculino, con sus códigos y símbolos, en horarios de trabajo antifamiliares y en juntas eternas anti-personales. Pero ¿qué le sucede a las ejecutivas y funcionarias cuando se encuentran con el dilema de equilibrar su vida privada y familiar con la profesional? ¿Cuándo tienen hijos y quieren pasar más tiempo con ellos y menos en las reuniones postjunta?

Hay que tomar decisiones. A veces la opción inmediata parece ser el famoso "me hago empresaria y trabajo por mi cuenta". Suena bien trabajar desde casa, echarle un ojo a los pequeños, seguir haciendo veinte cosas al mismo tiempo -que lo hacemos con facilidad- y no dejar de estar en movimiento. Esto resulta, sobre todo en los inicios, un tanto frustrante pues la carga de trabajo no disminuye y no se tiene el pago de la quincena asegurado.

En los países de habla hispana no existe la cultura del "mentoring"; la búsqueda de cercanía con personas que tienen más experiencia que nosotros en un campo y que gustosamente nos asesoran y acompañan en nuestros propios procesos de desarrollo. Este es uno de los casos en los que las mujeres podríamos empezar a construir un nuevo componente en el tejido social, apoyándonos unas a otras y asesorándonos.

Si alguien tiene la experiencia de haber dado el paso y vivir con el equilibrio que anhelaba los pasos que tomó pueden ser de gran utilidad para otras personas. ¿Por qué no preguntamos? ¿Qué tal empujar estas iniciativas? Internet es también un foro incomparable para hacer esto, para compartir experiencias y los medios son múltiples: blogs, chats, skype, foros, grupos, redes sociales. Si alguien quisiera compartir su experiencia, con gusto abro este espacio para que nos cuente qué y cómo lo logró.

Imagen: hsi.fi

6 comentarios:

Cat's dijo...

como hacedora de algo parecido a un blog, como mujer, como empresaria, como emprendedora, como mujer hispana, como lo que soy, por aqui vengo y brindo por tu construccion!

besos y gracias por la visita.

dondelohabredejado dijo...

Te felicito por la propuesta, es una excelente iniciativa. Las mujeres podemos ayudarnos en todo.
Seguramente dará buenos frutos, te deseo todo el éxito.
Un abrazo.

Duncan de Gross dijo...

No sé en Mexico, pero una de las coisas por la que me siento orgulloso de España es que aquí se ayuda, y mucho, a la mujer que intenta dar un paso adelante y hacerse empresaria, la verdad es que en un mundo de hombres, tienen su mérito ;-)

Claudia dijo...

Cat`s,
Muchas gracias de verdad por tu visita y por dejar comentarios. Efectivamente, este emprendimiento en la blogósfera en una empresa en el más amplio de los sentidos, con todos los retos que conlleva.
Un abrazo,

Claudia dijo...

Marina,
Estoy convencida de que las mujeres podemos ser profundamente solidarias, a pesar de quienes se empeñen en decir lo contrario. Por ello me resulta tan enriquecedor el intercambio de ideas que posibilita la blogósfera.
Gracias por tu comentario. Sigamos compartiendo y apoyándonos.
Un beso,

Claudia dijo...

Duncan,
Me encantaría decirte "Querido Duncan, la situación en mi país es idéntica", pero ¿sabes? Dista mucho de serlo. Existen, por supuesto, leyes que abogan por la equidad e igualdad de condiciones, pero en los hechos no es así. De entrada, ser empresario en este país es una odisea, el martirologio burocrático es infinito. Hay países en los que abrir tu empresa te lleva dos días: en México te puede llevar más de un año.... y no existen estímulos particulares para las mujeres. De hecho, hay pocos incentivos para ello.
En fin, doble reto, que ni qué.
Un abrazo,

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo