jueves, 21 de mayo de 2009

El significado de Michelle Obama

¿Por qué será que las Primeras Damas generan tantas expectativas y que los reflectores se posan sobre ellas siempre? A la prensa les interesa TODO sobre ellas: lo que se ponen, por qué se lo ponen, cómo se arreglan, sus cambios de estilo, su relación con el esposo, los hijos, la mascota... y creo que difícilmente se les visualiza desde una óptica integral: como seres humanos. 

Estoy convencida de que su lugar en el mundo es la representación de la historia de las mujeres en la humanidad llevada a las primeras columnas y sin conciencia de ello. 

Me explico. Son mujeres antes que nada y han vivido los retos, desafíos, marginación y desarrollo que todas nosotras conocemos en distintos grados. Están en la palestra del espectáculo político por el hecho de estar casadas con un mandatario. Se espera de ellas... que sean perfectas (dentro de la definición de perfección que existe en nuestro imaginario colectivo). Son "buenas" si están calladas, se les puede acusar de "llevar a un país a la catástrofe y hacerle daño a las instituciones", si tienen voz es malo, si son silenciosas, también. Pierden sus derechos ciudadanos por haber contraído matrimonio con el Jefe de estado del país en cuestión (no deben trabajar, ni opinar sobre política y cuidado con lo que hacen en el espacio público); si son amas de casa, "qué tradicional, no representan a la mujer moderna"; si tienen carrera profesional, "Peligro, va a querer gobernar con el marido"; si se han desarrollado profesionalmente, "Ojo, hay que prestar atención, tal vez quiera ser el poder tras el poder"... en fin, el hecho es que se las visualiza, analiza, estudia y observa con un filtro lleno de prejuicios y creencias predeterminadas... y con muchos adjetivos -bastante poco originales, por cierto: buena, mala, pretenciosa, sencilla, elegante, fachosa, protagónica, tímida, tal vez inteligente....

¿Hasta cuándo los veremos con una construcción informativa propia y digna de cada una en si misma? Lo que se dice sobre ellas habla más de la cultura política en la que están insertas y de los puntos de vista de los observadores, que de ellas mismas. 

Todo este preámbulo para comentar sobre el "Observador de Michelle Obama" de la revista Time, la cual dedica 7 páginas completas a hablar sobre ella, una larga entrevista y por supuesto, la portada. Me gustaría que la leyeran para que la comentáramos. 



4 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

En mi opinión, creo que determinados medios le dan demasiada importancia al papel de la Primera Dama, ojo!!, que puede tenerlo, pero quien debe gobernar es quien ha salido elegido. Me explico, a mi personalmente me importa un pepino el marido de Ángela Merkel o el de la Presidenta de Lituania, porque son ellas quienes deben gobernar, igual que Carla Bruni no pinta nada en las decisiones del gobierno de Francia...En fin...
P.D: Gracias Claudia por tu visita a "Arte Extremadura" ;-)

Claudia dijo...

Coincido, por ello me parece desproporcionado el peso que muchas veces se les da y las acusaciones que se les hace. Pero bueno, si consideramos que la política se ha convertido en un gran espectáculo, pues ahí está parte de la respuesta.

... me encantó Arte Extremadura, seré una asidua visitante. ;-)

Saludos, ;

dondelohabredejado dijo...

De sólo pensar en la vida que lleva la esposa de un mandatario, me infarto de estrés agudo!!!
No pude leer el artículo porque no entiendo nada de inglés, sorry.
Un abracito.

Claudia dijo...

Marina,
Jajajajaja, es una vida MUY estresante la de las esposas... aunque digan lo contrario. Además, siempre tienen que estar sonriendo aunque tengan ganas de bufar y echar sapos y serpientes!!
Otro abrazote para ti,

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo