miércoles, 4 de febrero de 2009

El desafío del cuerpo: Pavlova y Duncan

Es tan evidente decir "mi cuerpo me pertence", sin embargo, su propiedad no ha sido tan evidente para las mujeres en la historia de la humanidad. Sus formas, contornos, movimientos han sido censurados de muchas maneras: conocemos las burkas en la actualidad, la mutilación genital, el abandono. Ponerse pantalones fue un desafío hace algunas décadas, desnudarlo públicamente también. 

A finales del siglo XIX y principios del XX, expresarse a través del cuerpo, era un reto. Anna Pavlova, la inigualable bailarina rusa, hija de campesinos y posiblemente la expresión más acabada y emblemática del ballet fue una muestra de ello. Sus zapatillas de punta fueron el símbolo clásico del arte y la danza en su momento. No era usual para una mujer expresarse libremente; a pesar de que ella se apegó al clasicismo del movimiento como arte, su presencia representó un dejo de libertad, una prueba de las expresiones por venir. 

Por su parte, Isadora Duncan, bailarina estadounidense desafió abiertamente el mundo en todas sus dimensiones. Amante de la danza, decidió romper con todos los cánones e imponer su propio estilo; frente a los tutús del ballet clásico se vistió de gazas transparentes, dejando entrever los contornos de su cuerpo. Frente a las zapatillas de punta que limitaban los movimientos y los pies de las bailarinas decidió bailar descalza y ante las coreografías del ballet clásico impuso movimientos libres, aparentemente desestructurados, e hizo uso de todos los espacios posibles para dejar a su cuerpo expresarse. 

La danza, una de las expresiones más efímeras del arte, ha logrado permanecer en el tiempo a través de sus mitos. Ambas bailarinas lo fueron, y sus estilos y posturas ante la vida, han quedado plasmadas en la historia de esta maravillosa expresión artística.

Pavlova: Solo rondino (1916)


Fairy Doll



Isadora Duncan. Homenajes.



4 comentarios:

Arantza G. dijo...

Y que bello verlas bailar...
Creo que fue Isadora la que rompió el encorsetamiento de la danza; la hizo más libre.
Consiguió un feminismo en la danza, liberando su cuerpo y dejando sus pies descalzos.
Una bailarina transgresora con los métodos y las formas de la danza hasta su llegada.
Un beso.

Claudia dijo...

Arantza,
Me pareció un deleite encontrar estos videos. A pesar del tiempo, sus estilos hablan muchos.
Graias por visitar,
Besos,

Fran dijo...

Hermosísima página web. Siempre fueron, desde tiempo, las mujeres símbolo de mucha más verdad y valía que la figura del hombre endiosado pero errado. Esa opinión la supe aplicar en mi vida práctica y laboral de las mujeres que dependienton de mí.

Puedo sentirme orgulloso de ello.

Un beso

Mi página web de literatura es:
www.acercatealoslibros.com

Claudia dijo...

Fran,
Gracias por venir a visitar y dejar testimonio de tu paso por aquí. Lo que busco es, simplemente, reconocer la presencia de mis congéneres en la historia... y ello implica reconocerlas en el presente. No importa si son o somos anónimas o conocidas; construimos en el camino. Qué bueno encontrar compañeros en el trayecto; vamos a recorrerlo juntos de la misma forma.

Ya visité tu página de literatura, me gustó. Hay propuestas interesantes para leer, las voy a buscar. Tengo algunos blogs también en el blogroll de personas amantes de los libros que hacen reseñas valiosas y sugerencias que valen la pena.
Otro beso desde México,

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo